DISPONIBLE EN

GL
EN
ES

CONTACTAR

ACERCA DE LOIA

Historia

Del “Rexurdimento” a la “Xeración Nós”. Lengua, literatura, identidad (1863-1936)

La aprobación del primer estatuto gallego supuso el reconocimiento oficial del idioma. Cartel conmemorativo de Seoane.

El papel de la literatura, como ocurre en la mayoría de las iniciativas de promoción de una cultura y de una lengua, es de una relevancia máxima. La literatura gallega del siglo XIX tiene sus máximos exponentes en las figuras del “Rexurdimento”. Rosalía de Castro consigue darle una dimensión universal a nuestras letras. Las tendencias costumbristas y folclorizantes de este movimiento evolucionan durante finales de siglo hacia una necesidad de convertir el gallego en la lengua de todas las expresiones artísticas y culturales. La “Xeración Nós”, que se marca como objetivo la modernización del idioma, se erige en el núcleo central de la defensa del gallego en los primeros años del siglo XX.

Sumario

1. La literatura y el renacer del gallego

Los promotores del idioma gallego, como los precursores de la mayor parte de los movimientos de afirmación nacional del siglo XIX, cifraban en el cultivo literario la clave del “rexurdimento” de la lengua y de la identidad de Galicia. Esto es fácil de explicar. En el aspecto lingüístico, las creaciones literarias ofrecen modelos idiomáticos y textuales cultos, ejemplos de expresión requintada, compleja e innovadora; representan, por lo mismo, acercamientos vitales para la necesaria adaptación de un idioma al Zeitgeist, la mentalidad, de cada tiempo histórico.

Desde la mitad del siglo XIX, sobre todo desde la prodigiosa década de 1880-90, el idioma gallego se ejercita en el cultivo poético e inicia incursiones en otros géneros, dramáticos y narrativos.
En lo que atañe a la consciencia lingüística, la literatura contribuye al prestigio del idioma por la elevada estimación cultural que suscita. En lo que respecta al papel de las “bellas artes” en la producción de una identidad colectiva, hay que recordar que las obras literarias que adquieren celebridad y difusión contribuyen a crear un imaginario colectivo compartido y a fomentar solidariedades sentimentales entre los lectores. Los escritores conforman un Parnaso que provoca la admiración (y a veces incluso la devoción) de las personas cultas, y como tales constituyen bultos dominantes del panteón nacional de celebridades, elemento primordial para fomentar el sentimiento de pertenencia a una colectividad. ¿Qué inglés medianamente culto no siente orgullo de la obra de Shakespeare?

2. Los primeros gallegos ilustres

La literatura gallega del “Rexurdimento” produjo textos y ha creado iconos de enorme popularidad y perdurable recuerdo. Libros como Cantares Gallegos, Aires da miña terra y O catecismo do labrego fueron celebradísimos, y textos contenidos en ellos fueron aprendidos de memoria por muchos gallegos de todas las clases sociales. Figuras como Rosalía de Castro, Manuel Curros Enríquez o Valentín Lamas Carvajal ingresaron en el panteón de gallegos ilustres, incluso antes de que existiese tal lugar físico, o que estuviese definido como lugar imaginario.

3. Hacia una literatura “moderna”

Desde mediados del siglo XIX, sobre todo desde la prodigiosa década de 1880-90, el idioma gallego se ejercita en el cultivo poético e inicia incursiones en otros géneros, dramáticos y narrativos, aunque limitándose a la temática histórica o de costumbres.

La literatura gallega del “Rexurdimento” produjo textos y creó iconos de enorme popularidad y perdurable recuerdo.
En torno a 1915 se extiende la sensación de que un cultivo tan limitado del idioma no será suficiente para arrancarlo de la subalternidad y ponerlo en una modernidad que, aunque precaria, comienza a florecer con firmeza en Galicia. El gallego tenía que urbanizarse, tenía que dejarse oír en la esfera pública, cada vez más ancha, de la sociedad burguesa y urbana, tenía que constituirse en un idioma moderno, esto es, nacional. Urgía utilizarlo en conferencias, solemnidades cívicas y eruditas, en mítines, y también en periódicos, revistas y folletos. La literatura seguía siendo fundamental, pero ya no interesaba tanto la poesía como probar el idioma en la expresión de los conflictos del individuo y en los laberintos del pensamiento contemporáneo a través de la narrativa y del ensayo. Los saberes humanísticos (la historia, la filología, la etnografía) se convierten ahora en saberes “nacionales”, en instrumentos para construir Galicia como nación.

4. La “Xeración Nós”

La “Xeración Nós” ha dejado figuras, textos e imágenes que perduran en la memoria colectiva: Castelao, Ramón Otero Pedrayo, Vicente Risco, Cousas, Retrincos, Sempre en Galiza, Os camiños da vida, Arredor de si, Ensaio histórico sobre a cultura galega, Teoría do nacionalismo galego, O porco de pé...

La “Xeración Nós” ha dejado figuras, textos e imágenes que perduran en la memoria colectiva.
Los temas del ensayismo gallego de anteguerra están vinculados a la concepción de Galicia como nación de los atlantes de la “Xeración Nós”: la historia, el paisaje, la lengua, el carácter gallego (lirismo, humor, saudade). Estos serán los tópicos que retome, cuando las circunstancias históricas lo permitan (primeros años de la década de 1950), la generación-puente que pone en marcha el proyecto Galaxia, la iniciativa que permitió que no se tronzase la frágil línea de continuidad de una cultura autocentrada y expresada en el idioma del país. Se dan la mano los supervivientes del desastre de 1936, algunos jóvenes galleguistas y otros escritores noveles con los nuevos valores intelectuales y literarios que comienzan a surgir en las décadas de 1950 y 1960.