Proxecto Epístola

----

José Rovira Armengol (1903-1970)

Epístolas
6 Remitente [6]
Data Relación Remitente - Destinatario Orixe Destino [ O. ] [ T. ]
Data Relación Remitente - Destinatario Orixe Destino [ O. ] [ T. ]
1967-02-17 Remitente
de José Rovira Armengol, a Mª del Carmen Soler, a Lois Tobío Fernández
Bos Aires
Madrid
Orixinal

Epístola de José Rovira Armengol, a Mª del Carmen Soler, a Lois Tobío Fernández en 17/02/1967

O teu navegador non soporta PDFs. Por favor descarga o PDF para poder velo: Descargar PDF.

Transcrición

Transcripción da epistola de José Rovira Armengol, a Mª del Carmen Soler, a Lois Tobío Fernández en 17/02/1967

Termas de Copahue, 17 febrero 1967

Queridos amigos: cuando recibimos vuestro Merry Christmas –en varios idiomas ¿por qué no en gallego?– tenía la vaga impresión de que yo os había enviado también un saludo análogo desde Washington, donde estuve otros 6 meses en 1966 con un "bolo", pero desde fines de noviembre hasta llegar a estas apacibles y primitivas Termas, he vivido en un constante ajetreo: ya en Washington me prorrogaron el contrato, que expiraba a fines de octubre, hasta fines de enero pasado, en la idea de que hiciera yo un trabajo para cuya ejecución se habían necesitado por 6 meses otras dos personas que trabajaran medio año. Trabajé como una bestia y por lo menos dejé la cosa encauzada de sus líneas generales, pero no estaba dispuesto a pasar el enero con historias como que suele ser de órdago, y éste ha sido de recontraórdago – y Quero me ayudó a salir del paso con su reconocido compañerismo y eficiencia. Regresamos a Baires a fines de diciembre donde nos aguardaban, además de las consabidas fiestas, nuestros nietos y toda clase de excesos entre ellos dos traducciones apremiantes que un editor simpático deseaba le hiciera yo. Otro atracón impropio de un sexagenario bastante averiado aunque remozado en estos últimos meses. Al propio tiempo tuvimos que preparar el viaje, bastante laborioso a estas Termas que me recomienda mi gran médico y amigo Cuatrecasas. Todo ello, con tu amistosa comprensión, espero me sirva de disculpa si dicha vieja idea era errónea y mi propósito de enviaros un saludo de Año Nuevo no pasó de propósito. Yo pasé un 1965 pésimo pero a fines de ese año comencé a mejorar y, con alguno que otro contratiempo, seguí mejorando todo el 1966 y lo poco que llevamos de 1967. Tengo un proyecto de viaje a España –posiblemente en mayo– para trabajar unos meses en mi organización-madre la OMS, pero estoy pendiente de visitar a mi médico de Ginebra, y hasta marzo no sabré nada en concreto. Excuso deciros que también deseamos tener pronto la oportunidad de veros, pero ¿cómo? Suponiendo que realizase el proyectado viaje, tal vez me animara a darme una vuelta por esos pagos, aunque soy un poco reacio a reabrir la cicatrizada herida de la nostalgia ¡Ojalá pudiéramos poner pronto en práctica el gentleman -saguicement a que hemos llegado Justa y yo: pasar seis meses en ésa y alrededores y otros seis en el Río de la Plata!. Cada dos por tres corren "chimentos" más o menos optimistas en el sentido de que esa posibilidad se realice, claro está: entrando si no a través de un arco de triunfo, por lo menos por la puerta grande y no como mero turista dispuesto a pasar unos días gratos de espaldas a la realidad, que en todo caso, a mis años, siempre abren la nota nostálgica de tantos y tan buenos amigos a quienes ya no volveré a abrazar. Veremos cómo se presentan las cosas. Como ves, si efectivamente estaba en deuda contigo, trato de subsanar mi omisión, que en modo alguno debes interpretar como olvido. Me gustaría mucho saber más extensamente de vosotros y de vuestras impresiones. ¿Habéis visto a algún compañero o no? Yo, a pocos; casi os diría que solamente, en Washington, a Nadal Blanes y a J. Alba, que me causó una impresión mucho más favorable que la de cuando éramos opositores y "aspirantes". ¿Vosotros? ¿lo pasáis bien en ésa? ¿crecen los peques? Espero pues tu generosa respuesta. Pienso estar de regreso en Baires a mediados de marzo y permanecer allí aproximadamente un mes si me decido a hacer el viaje a Europa. Excuso deciros que si en cualquier cosa podemos seros útiles, tanto Justa como yo estaremos encantados complaciendo vuestros deseos. ¡ojalá comenzáramos por el que vosotros insinuáis de vernos pronto!
Con muy cariñosos saludos de Justa y mios para todos vosotros, recibe un cordial abrazo de tu amigo y compañero
Rovira [sinatura autógrafa]


J. Rovira Armengol
Belgrano 2909 - 5º
Buenos Aires, Argentina

1946-05-07 Remitente
de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández
Montevideo
Montevideo
Orixinal

Epístola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 07/05/1946

O teu navegador non soporta PDFs. Por favor descarga o PDF para poder velo: Descargar PDF.

Transcrición

Transcripción da epistola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 07/05/1946

Montevideo 7-V-46

Amigo Tobío,
Como no siempre resulta fácil encontrarte por teléfono te escribo unas líneas para pedirte un favor. Estamos haciendo lo que podemos para dar un poco más de ánimos al Centro y a Lealtad. Somos pocos y la tarea es mucha; así es que se necesita el concurso de todos procurando que a cada uno le resulte lo menos pesado. Ya sé que tú estás muy ocupado –¿quién no lo está?– y también que te debe hacer tan poca gracia como a mí el acudir a las reuniones. Creo que de momento puedo ahorrarte esa lata, para mí una "carnée" tan onerosa como de momento ineludible; pero en algo podrías ayudar y es una cosa que hasta creo debe interesarte. Es lo siguiente: Hemos pensado hacer en Lealtad dos editoriales: uno de política internacional relacionada con España, y otro de cosas interiores. Tú nos podrías fabricar el primero todas las semanas. Esta vez lo hice yo apurado por el tiempo, pero si en lo sucesivo quisieras encargarte tú, me harías un gran favor, pues cuando pesan sobre uno tantas obligaciones es lógico que no se cumpla bien ninguna. Espero tu respuesta favorable. Como conviene que se recoja lo más reciente, el artículo debería estar en la Redacción el martes por la noche. Puedes publicarlo con tu firma, con seudónimo o sin la menor indicación de autor, pues iría como editorial. Nada más tengo que decirte que tú no sepas mejor que yo.
Con muy afectuosos recuerdos para tu gente, recibe un cordial abrazo de tu amigo y compañero
Rovira [sinatura autógrafa]

1945-03-18 Remitente
de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández
Montevideo
Montevideo
Orixinal

Epístola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 18/03/1945

O teu navegador non soporta PDFs. Por favor descarga o PDF para poder velo: Descargar PDF.

Transcrición

Transcripción da epistola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 18/03/1945

8-ii-45

Amigo Tobío:
La fecha, aunque no lo parezca, es marzo, o sea que hace ya bastantes días te hice decir por Couceiro que me llamaras por teléfono, pues tenía que comunicarte una cosa que quizá te interesa. Yo, por mi parte, intenté telefonearte a la redacción, pero ese es un teléfono de perros, y es más fácil sacar la lotería que obtener comunicación.
Bueno, creo que todavía no he tenido ocasión de felicitarte por tu paternidad –aprovecho la ocasión y hago extensiva la felicidad a tu costilla. [manuscrito:] También intenté banamente, hacerlo en su tiempo por teléfono.
El asunto de que se trataba es el siguiente: Un editor amigo mío de Buenos Aires quiere publicar una nueva traducción de la Hist. de la cult. griega de Burckhadrt, y me dijo que si quería encargarme de la traducción, pero la necesita con cierta urgencia, y yo no podía comprometerme porque tengo tela entre manos para un par de meses. Pensé que quizá podría interesarte a tí. No sé qué tal paga mi amigo, pero creo que deberá ser bastante razonable, y dudo que pague por debajo de lo que suelen los editores decentes de estos pagos.
Dime, pues, algo cuanto antes, pues si la cosa pudiera interesarte, ceo que vale la pena. A mí me duele la prisa que tiene mi amigo, pues, de no ser así, me habría encantado el trabajo.
Con muy cordiales recuerdos a "toda" la familia, recibe un fuerte abrazo de tu amigo y compañero [manuscrito:] (¡que lo es!)
Rovira [sinatura autógrafa]
mi teléfono: 414436

[manuscrito:] Los Hermanos se asocian a mis felicitaciones

1942-11-30 Remitente
de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández
Manzanillo
Montevideo
Orixinal

Epístola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 30/11/1942

O teu navegador non soporta PDFs. Por favor descarga o PDF para poder velo: Descargar PDF.

Transcrición

Transcripción da epistola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 30/11/1942

Manzanillo (México), 30 de noviembre de 1942.

Sr. Don Luís Tobío.
Montevideo.

Mi querido amigo y compañero:
Supongo que habrás recibido mi contestación a tu última. Te escribo nuevamente para comunicarte que me encuentro en este puerto, en donde, probablemente mañana o pasado mañana, embarcaré para Chile. Desde allí me dirigiré a Buenos Aires por ferrocarril y luego tomaré un barquito de los que van de aquella capital a esa. Pienso llegar ahí más o menos a fin de año, pues tengo que detenerme algunos días en Santiago y otros tantos en Buenos Aires, ya sea para visitar a algunos amigos, ya para resolver algunos extremos de unos cuantos negocios que me traigo de México y que habrán de ayudarme a pasar la temporada que yo, optimista empedernido, no juzgo muy larga, en que volvamos a trabajar en nuestro antiguo oficio. Tengo todos los visados en regla, pero si tú ves manera de hacerme recomendar a esas autoridades de inmigración para que no me pusieran pegas en el momento de desembarcar, te lo agradecería mucho. Yo ya te avisaré un par o tres días antes de llegar a ésa.
A pesar de que el retraso del buque me ha obligado a permanecer quince días en este puerto tropical, estoy bastante animado, pues las noticias del mundo son muy halagüeñas. Ya era hora, amigo, de que nos dieran algo para elevar nuestra moral, pues lo que es hasta ahora, sólo nos nutríamos de cálculos optimistas. Me parece magnífica la situación, tanto por la cuantía de las fuerzas que los aliados han puesto en juego, como por la debilidad y nerviosismo de la reacción nazi –que los rusos han demostrado podían compensar ampliamente. Estoy, como te digo, muy animado, a pesar de los nerviosismos de algunos que temen que Franco pueda salirse con la suya a base de especular –hasta donde pueda– con su neutralidad de última hora, si es que hay tal. No es necesario ser excesivamente optimista para juzgar que el régimen franquista, en el peor de los casos, no puede resultar compatible con los principios morales y políticos de la organización de la postguerra después del triunfo de los aliados.
Espero que nos veremos pronto y tendremos ocasión de comentar los acontecimientos cada vez más trascendentales que se aproximan. Con mis respetos para tu señora, te mando un cordial abrazo,
Rovira [sinatura autógrafa]

1942-10-31 Remitente
de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández
México, D. F.
Montevideo
Orixinal

Epístola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 31/10/1942

O teu navegador non soporta PDFs. Por favor descarga o PDF para poder velo: Descargar PDF.

Transcrición

Transcripción da epistola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 31/10/1942

México, 31 de octubre de 1942.

Querido Tobío:
Perdóname el retraso teórico en contestar a tus amables líneas, y digo teórico porque, como te habrá indicado mi buen amigo Hermann, me proponía escribirte una vez hubiera visitado al Cónsul del Uruguay en ésa, que ya no es el Sr. Falco, sino el Sr. Campistegui. Efectivamente tus consejos fueron muy oportunos, pues este señor me recibió con todos los honores y me prometió el visado. Sólo que yo soy catalán y mosca por experiencia, y retrasé deliberadamente mi contestación hasta tener el visado en mano, cosa que ocurrió ayer. Por lo tanto, te escribo hoy para comunicártelo así y al objeto de que no tengas que molestar por dar paso alguno en mi favor en este sentido. Tengo todas las formalidades resueltas y si no surge ningún obstáculo inesperado e imprevisible, a mediados del mes próximo, me embarcaré con destino a Valparaíso, para seguir luego por tierra hasta Buenos Aires, y luego tomar un barquito que me deposite en ésa. Como puedes suponer, en Valparaíso o en Santiago procuraré ver a Téllez, y algo parecido haré en Buenos Aires con los compañeros allí residentes. Además en aquellas poblaciones realizaré algunas tentativas de carácter comercial con una serie de productos que llevo en cartera, susceptibles de ser exportados de México o cuya importación en este país puede resultar bastante interesante. Como ves, pues, como buen catalán, incluso cuando me lanzo a aventuras tomo mis precauciones, lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que esté absolutamente seguro del éxito. No se me ocultan las muchas dificultades que en todo caso encontraré ahí para abrirme paso, pero esa aventura es mucho menos aventura de lo que a primera vista podría parecerte, pues, por una parte, mi situación aquí es bastante precaria, y lo que podría tener de positivamente sólida, esto pienso conservarlo incluso residiendo en ésa. Además, como puedes deducir de lo que te dije antes, me traigo una serie de representaciones que a juicio de gente enterada pueden dar un resultado magnífico trabajando con alguna tenacidad, y yo, aunque odio al trabajo, no retrocedo nunca ante él cuando las circunstancias lo exijen. Por otra parte, la altura de México me sienta muy mal, mayormente porque aquí tengo una muchedumbre bulliciosa de amigos que no me dan tregua con sus atenciones y ello se traduce en muchas noches perdidas, que aquí constituyen un verdadero suicidio. Creo que el asunto representaciones, que llevo en cartera, valdría la pena por sí solo para intentar la aventura, si no mediara además esta circunstancia de defender mi salud bastante quebrantada; por ello, en el peor de los casos, sería este un viaje de descanso, y si no daba los resultados apetecidos, me regresaría tranquilamente, habiendo recuperado algunos miles de glóbulos rojos de los que se me está tragando esa simpática pero voraz altura. Mucho celebré tu juicio sobre March, que, como pudiste ver, compartía yo en el fondo, aunque yo carecía de los elementos de juicio que tú estabas en condiciones de tener por razón de tu puesto en Barcelona.
No me alargo más, con la esperanza de que pronto podremos charlar largamente. Con afectuosos saludos a tu esposa, te manda un cordial abrazo tu amigo y compañero,
Rovira [sinatura autógrafa]

1942-09-13 Remitente
de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández
México, D. F.
Montevideo
Orixinal

Epístola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 13/09/1942

O teu navegador non soporta PDFs. Por favor descarga o PDF para poder velo: Descargar PDF.

Transcrición

Transcripción da epistola de José Rovira Armengol, a Lois Tobío Fernández en 13/09/1942

México, 13 de septiembre de 1942.
Sr. D. Luis Tobío.
Montevideo.

Mi querido amigo y compañero:
No me ha sido fácil dar con tu dirección. Cuando llegué aquí después de un viaje harto accidentado –salí de Marsella en 15 de enero de 1941, en el famoso "Alsina", y arribé a tierras americanas en el "Quanza", que nos dejó en Veracruz el día 20 de noviembre del pasado año, o sea, diez meses de viaje, con una amena residencia de cinco meses en Dakkar, un par de meses en un campo de concentración en Marruecos, en Kasba Tadla, con una deliciosa temperatura de 55º a la sombra, etc.–, no tenía ideas claras acerca de lo que haría aquí. Ya era bastante importante el haber logrado salir del paraíso del Mariscal. En los diez meses que llevo aquí me he ido defendiendo a base de traducciones, y aunque estaba acostumbrado a retribuciones mucho mejores para esta clase de trabajos en España, no me quejo; pero no tengo intención de residir mucho tiempo aquí, y como en ésa tengo buenos amigos que podrían y desean orientarme y ayudarme, estoy medio decidido a venir a haceros una visita, pero choco con las dificultades del visado. Aunque ignoro en qué condiciones te encontrarás tu ahí, pienso que no te será difícil obtener de alguno de nuestros compañeros de penas y fatiga ahí residentes y bien conceptuados en las altas esferas, que interese se me conceda el visado que necesito, aunque sólo sea en calidad de visitante. Mucho te agradecería me comunicases cuanto antes tu impresión acerca del particular, para saber a qué atenerme.
Ya habrás visto cuánta mojiganga se está armando con el problema de nuestro país. No sé qué noticias podáis tener ahí procedentes de España, por más que supongo no diferirán mucho de las que aquí tenemos. Es difícil juzgar el alcance de lo ocurrido con el "limogeage" de Don Súñer, pero es muy sintomático que el embajador americano se trasladase a Gibraltar para informar del caso a su Gobierno. ¡Lástima que las diferencias personales entre "nuestros" dirigentes (?) hayan impedido, por lo menos hasta ahora –y sin que haya atisbos de mejoría–, la formación de un organismo más o menos representativo de la legalidad, pues de haber existido éste, otro habría sido el concepto en que nos habrían tenido los dirigentes de las potencias democráticas. No quiero decir con esto, que éstos sean un modelo de perspicacia, pero tampoco puede exigirse de ellos que vengan a organizarnos.
¿Qué sabes de los compañeros? Aquí estamos un grupo de 9 1/2: Tremoya –según cómo lo cuentes, entre él y yo podríamos hacer llegar a 10, por lo menos, el número de los 9 1/2, que ya te explicaré–, Cubas (que se marchó hace poco a los Estados Unidos), Zapico, Begoña García Ascott, Lyon Depetre, Cabadas, Peña y el que suscribe. El 1/2 es Juanito March, y le llamo medio por su anómala situación legal y moral, que tú has de conocer mucho mejor que yo, por más que el hecho que haya tenido que aterrizar aquí siempre es un tanto en su favor. Además yo hablé de él con Morayta, su sucesor en Niza, y de lo que éste dice no parecen ser tan graves los cargos que yo creía había contra él. De todos modos, te agradecería me dijeses qué piensas tú del caso, pues aunque aquí todos le saludamos, nos hemos abstenido hasta ahora de invitarle a pequeñas reuniones que tenemos de vez en cuando los compañeros. Desde luego, de los informes que tú me dieras sobre el particular, haría un uso meramente confidencial.
¿Sabes algo de Téllez?
Yo estoy solo aquí, pues mi familia se quedó en Francia ante lo problemático del viaje, pasando luego a Barcelona, –cuando los canallitas petainistas nos metieron en el referido campo de concentración–, con el propósito de ponerse en contacto con algunos conocidos de allá y parar el golpe en lo posible si se hubiese presentado el caso que muchos nos temíamos, de que del campo de concentración fuéramos a parar, poco más o poco menos que en conducción ordinaria, a las garras de falange. ¿Y tú? Creo que te casaste. Ya sé que hemos venido a ser también compañeros en otro orden de actividades: tú has traducido el Heller para el Fondo de Cultura Económica; yo les he traducido una obrita muy buena de Jennings –lástima que sea tan corta– sobre la Constitución política inglesa y ahora estoy haciéndoles la traducción de Economía natural y Monetaria de Dopsch. No está espléndidamente retribuído, pero puede pasar; figúrate que al principio de llegar aquí trabajé para la Editorial Gonzalez Porto, y por traducir varios artículos –por lo demás, sumamente aburridos y bastante malos– del Brockhaus, me pagaban a menos de veinte centavos de dollar por pagina mecanografiada de 30 líneas. En fin, a pesar de todo, repito que no me quejo, pues como ya te dije, consideré casi milagroso el lograr poner término a las delicias de la "hospitalidad" francesa.
Espero recibir pronto noticias tuyas. Mientras tanto, recibe un cordial abrazo de tu amigo y compañero,
[sin asinar]

P.S. Por si necesitaras mis datos personales, hélos aquí:
José Rovira Armengol, natural de Barcelona, nacido en 12 marzo 1903, hijo de Jacinto y Agustina, casado con Joaquina Martínez Formiga, con dos hijos: Alicia (14 años) y Valentín (11 años) –aunque el visado sería sólo para mí–, con domicilio en México, D.F., calle de Emparán 16-B.