ca. 1850-1880. Precursores: Rompiendo la niebla azul

A gaita gallega (1853), de J. M. Pintos (1811-76), especie de tratado didáctico-reivindicativo de la lengua gallega, anuncia una nueva época, en que el idioma gallego, por una parte, experimenta un cultivo poético cada vez más intenso y, por otra, es objeto de estudio al mismo tiempo que la consciencia de la identidad gallega se va condensando. Algunos textos testifican lo dicho anteriormente: en el campo literario, la obra dispersa de autores como el citado J. M. Pintos o Francisco Añón (1812-78), la antología poética bilingüe Álbum de la Caridad (1862) y el poemario Cantares gallegos, con una excelente acogida (1863); en el ámbito filológico, la Gramática del idioma gallego (1868) de J. A. Saco Arce; en el campo historiográfico, la Historia de Galicia (1885-66, 1888-91) de M. Murguía. Además, se emprende la recogida del cancionero oral y el estudio de las tradiciones populares, y se producen las primeras tentativas de prensa periódica en idioma gallego, de las que O Tío Marcos da Portela(1876-1880, 1883-89) constituye un ejemplo emblemático.